Adelgazar: ¿Qué hacemos mal a la hora de perder peso?

Uno de los mayores errores que tenemos cuando decidimos adelgazar es pensar en que, si no comemos, adelgazaremos, pero no eso no es cierto: si dejas de comer, engordarás.

Esta afirmación puede parecer un tanto contradictoria, pero no es así. Comer mal provoca que no tengamos esa sensación de saciedad que adquirimos después de comer apropiadamente y que, muchas veces provoca que, tiempo después de la hora de la comida, piquemos cositas pensando que no pasa nada. Pues nos equivocamos, porque son precisamente esos picoteos entre horas los que nos  hacen engordar.

Varias estadísticas muestran que, debido a que muchas mujeres no son conscientes de esto, más de un 50% de ellas sufren sobrepeso u obesidad cuando muchas de ellas, un 80%, han hecho dieta en algún momento de su vida.

Una fundación llamada ABB, que es una institución que trata de prevenir trastornos alimenticios como la bulimia, la anorexia o la obesidad, advierte de todo esto de manera sistemática, un hecho tan común y tan desapercibido que no solo frustra a las mujeres a la hora de privarse de ingerir ciertos alimentos, si no que al contrario de lo que buscan, acaban ganando peso.

La explicación, lo creamos o no, es sencilla: la sociedad nos muestra ese ideal perfecto de mujer que todas tenemos en la cabeza, pero que para nada se identifica con nuestra realidad. Nos sentimos gordas y decidimos someternos a dietas estrictas y restrictivas, muchas de ellas insanas, y que además llevamos a cabo sin ningún tipo de regulación médica. Saltamos comidas, dejamos de tomar ciertos alimentos que en realidad son importantes, lo que hace que acabemos intentando suplir eso que le falta al organismo comiendo entre horas e  incluso doblando la cantidad de alimento que deberíamos tomar debido a la ansiedad que se deriva del hambre. Y todo esto sin duda acaba causando el resultado obvio: más kilos.

Así que, con el fin de no engordar o de llevar un poco más de control sobre como realizas tus dietas, dejo aquí algunos consejos:

Si no quieres engordar, no dejes de comer: la mejor forma de mantener tu peso a raya es no pasar hambre, haz 5 comidas al día y mantén una dieta equilibrada, sana y con muchos vegetales.

  • No te saltes comidas: Lo único que desencadena esto es una serie de reacciones en el cerebro que hacen que desees ingerir alimentos calóricos (grasas o azúcares) y ésto es contraproducente.
  • No hagas caso de la publicidad: lo que circula en los medios no es real, el retoque fotográfico está a la orden del día y tu no tienes que dejarte llevar por un estereotipo que va a hacerte daño.
  • La comida no soluciona ningún problema: mucha gente acude a la comida cuando en su vida se dan problemas que para nada tienen que ver con la alimentación, si tu relación se ha roto, si estás en un momento de estrés en el trabajo o simplemente te aburres la comida no es la solución de tus problemas, más bien se convertirá en un problema más si no podemos freno.
  • Cuidate: además de comer sano y equilibrado, deberás hacer ejercicio de forma habitual, acostúmbrate a moverte y no lleves una vida sedentaria, no duermas más de ocho oras y haz todo lo que puedas por hacer sentir a tu cuerpo y a tu mente plenamente sanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *